Jayadvaita: Me Equivoqué

--De tin marín, de do pingüé.

por Radha Krishna das

En meses recientes estuvimos publicando ciertas notas críticas de los cambios que el BBT le ha hecho a los libros de Srila Prabhupada desde principios de los 1980s, y que constituyen una desobediencia y ofensa a nuestro maestro espiritual.

El BBT y en particular Jayadvaita Swami --el ejecutor de esta profanación--, se defienden haciendo énfasis en los errores que tenía la primera edición.

Y el punto anterior es válido. Existen ciertos aspectos de los libros originales que potencialmente podían mejorarse desde la perspectiva editorial. Por ejemplo, en algunos casos se omitieron párrafos de los manuscritos, en otros casos el transcriptor no escuchó correctamente a Srila Prabhupada y puso alguna palabra diferente, en otros había errores de redacción, etc.

Sin embargo, esto no es ninguna justificación para ponerse a manosear los libros de Srila Prabhupada sin su autorización luego de que él dejó este mundo. La razón principal es que Srila Prabhupada mismo prohibió específicamente que se hiciera esto, y denunció los cambios que ya se habían hecho sin su autorización. Llegó al punto de llamar a los editores del BBT "Editores Bribones".

Y había un trasfondo en todo esto. Srila Prabhupada conocía la mentalidad gringa de siempre cambiar las cosas. Un modelo nuevo cada año, un producto mejorado con más vitaminas y minerales, la versión 2.0 más poderosa, etc.

Pero existía otra razón... más importante. Srila Prabhupada había visto en la Gaudiya Matha --la institución de su propio maestro espiritual-- el proceso de usurpación de la función del "acharya", por gente incompetente pero con ínfulas de grandeza.

Srila Prabhupada temía que eso sucediera también en Iskcon --lo cual de hecho ocurrió al final. Pero en aquel momento, para evitarlo, estableció su propio papel como maestro acharya fundador de la institución y guía personal de todos los devotos. Y ordenó que nadie sin su autorización personal tocara sus libros, pues entendía que eso sería parte de un proceso de descomposición de la institución original. Los libros simplemente se volverían un objeto de comercio de oportunistas y advenedizos que menospreciarían a Srila Prabhupada.

Hemos visto varios casos deplorables de esto en las personas de Kirtanananda, Tamal Krishna, Hridayananda y otros. Ellos han desobedecido las instrucciones originales de Srila Prabhupada, para moldear el movimiento a su antojo. Y de hecho lo han logrado, convertido a Iskcon en un Frankenstein con tilak.

Yo en lo personal creo que era mucho más importante --y más difícil-- contener el impulso por cambiar las normas establecidas por Srila Prabhupada, entre las que se encontraba no manosear sus libros. Los cambios fueron un simple síntoma de agitación mental, de inmadurez, de falta de verdadera lealtad a Srila Prabhupada, de ambiciones personales, de traición.

Y lo peor del caso es que los cambios editoriales que se hicieron no han beneficiado a Iskcon en absoluto. Todo lo contrario; han sido como una maldición. El movimiento en las principales capitales del mundo está totalmente estancado. Y el mundo de habla hispana, que es el que nos interesa, adolece del mismo problema.

Los factores que han provocado este estancamiento son los mismos que produjeron los cambios en los libros: Imitar a Srila Prabhupada, menospreciarlo, ponerlo en los hechos en un plano secundario, suplantarlo.

Sin embargo, las autoridades de la institución siguen defendiendo los cambios a los libros. Y, como decía antes, lo hacen con argumentos técnicos, no con base en las instrucciones de Srila Prabhupada.

Bueno, en realidad Jayadvaita en algún punto quiso establecer su autoridad para cambiar los libros en base a declaraciones directas de Srila Prabhupada. Jayadvaita se ha vanagloriado durante años que Srila Prabhupada dijo lo siguiente en una carta del 7 de septiembre de 1976:

"En lo relativo al trabajo editorial de Jayadvaita Prabhu, todo lo que él haga yo lo apruebo. Tengo confianza en él".

Sin embargo, la conversación sobre "Los Editores Bribones" ocurrió casi un año después --el 22 de junio de 1977--, cuando Srila Prabhupada ya se estaba preparando para abandonar este mundo. En ese contexto, esta segunda instrucción es de mucho mayor relevancia, y señala a Jayadvaita como un editor bribón. Lean por favor:

~ ~ ~ ~ ~

Prabhupada: Los editores bribones, ellos están ocasionando estragos.

Yasodanandana: Algunas veces ellos argumentan que: “Podemos ponerlo en un mejor ingles”, y así hacen cambios, como ocurrió en el caso del Isopanisad. Hicieron más de cien cambios. ¿Qué necesidad hay de ello? Con tus palabras basta. La potencia se encuentra allí. Cuando ellos hacen cambios, se convierte en algo distinto.

Svarupa Damodara: En realidad, esa mentalidad es muy peligrosa.

Yasodanandana: ¿Qué será de esto en cinco años? Va a ser un libro distinto.

Prabhupada: Así que ustedes… Lo que van a… Es una situación muy seria. Escribe una carta que diga: “¿Por qué has hecho tantos cambios?”. Y, ¿a quién escribírsela? ¿A quién le importará? Todos son unos bribones. Escríbele esto a Satsvarupa: “Esto es lo que está pasando. Están haciendo todo capricho que se les ocurre”. La siguiente impresión deberá ser de nuevo de la forma original.

Tamala Krsna: Deben crear un consejo con Satsvarupa y Jayadvaita.


Prabhupada: Hm.

Tamala Krsna: Estos dos individuos se encuentran actualmente en Los Angeles.


Prabhupada: Entonces, escríbeles de inmediato que: “Los editores bribones, ellos están ocasionando estragos, y están siendo mantenidos por Ramesvara y su grupo”.

~ ~ ~ ~ ~

Lo más preocupante es que el brillantísimo Jayadvaita estubo convencido durante décadas que estas dos declaraciones de Srila Prabhupada habían ocurrido en una secuencia inversa. O sea, que Srila Prabhupada primero había hecho su declaración sobre los "editores bribones", y que hasta después recalcó su confianza en Jayadvaita. Durante años Jayadvaita ha caminado erguido con esa convicción. Sin embargo, recientemente alguien lo confrontó con ese malentendido de las fechas, y Jayadvaita ha tenido que reconocer su error.

--Chin. Y ahora, ¿qué cuentos les echo?

Pero leamos la carta de Jayadvaita en la que se ve obligado a reconocer que ha vivido durante años en el error para justificar los cambios editoriales a los libros de Srila Prabhupada:

~ ~ ~ ~ ~

15 de septiembre de 2010

En un reciente intercambio de cartas en línea, escribí que como resultado de la bien conocida conversación "Los Editories Bribones", Radhavallabha Dasa, el gerente de producción del BBT, le envió una muestra a Srila Prabhupada del trabajo editorial que yo le estaba haciendo al Segundo Canto. Srila Prabhupada respondió el 7 de septiembre de 1976 que: "En lo relativo al trabajo editorial de Jayadvaita Prabhu, todo lo que él haga yo lo apruebo. Tengo confianza en él".


Mi condiscípulo Yasodanandana Prabhu ha señalado que la secuencia de eventos aquí no tiene ningún sentido, pues la conversación de "Los Editores Bribones" ocurrió casi un año después, el 22 de junio de 1977.

Él tiene toda la razón. Obviamente es imposible que una carta escrita en septiembre de 1976 fuera la respuesta a una conversación de junio de 1977. Me equivoqué.

La conversación más bien ocasionó un intercambio de cartas entre Ramesvara Swami y Tamal Krishna Goswami. Aunque estas cartas claramente no se encuentran al mismo nivel que una carta de Srila Prabhupada, siguen siendo de interés histórico. Las voy a reunir y publicar cuando pueda.

~ ~ ~ ~ ~

Srila Prabhupada manifestó en 1977 un grave descontento porque sus discípulos estaban manoseando arbitrariamente sus libros, y va a ser muy difícil seguir justificando la desobediencia que cometió el BBT y la GBC al autorizar estos cambios.

Así que ahora Jayadvaita está buscando otros argumentos para volverse a justificar. Como él sabe que no exite ninguna cita de Srila Prabhupada que lo respalde, ha recurrido a citas de actores secundarios para restablecer su autoridad editorial. Pero sabemos que cualquier cosa que hayan dicho Tamal Krishna (r.i.p.) o Ramesvara son irrelevantes aquí, pues estos dos son autores de muchas otras desobediencias a Srila Prabhupada y eran directores del BBT cuando todo esto ocurrió.

--Miren, aquí le voy a poner una coma.

Y verán que Jayadvaita seguirá concentrándose en las cuestiones técnicas. "Miren, falta una coma aquí. Podemos añadir un punto acá. Quiero cambiar esta palabra por otra mejor. Voy a invertir estos términos para que se entiendan más". Pero lo que en realidad queremos ver son las instrucciones donde Srila Prabhupada autoriza a Jayadvaita para hacer tantos cambios. Y también queremos ver dónde Srila Prabhupada lo disculpa de ser un Editor Bribón.

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

ISKCON Pandemônio

El Mono Empalado 11