Srila Prabhupada, directo


por Rupanuga das

Marzo 21, Florida, EUA, (SUN) — La prueba más importante a la que se debe someter la conducta o el discurso de un devoto es si él o ella es un medio transparente de Srila Prabhupada; es decir, si él o ella sigue a pie juntillas la sucesión discipular. Así que, ¡mucho cuidado, compradores! Se dice que el interesado tiene que conocer las características del oro antes de ir a comprarlo al mercado. De lo contrario, será engañado con toda seguridad. Infortunada es la persona que desprovista de los conocimientos para determinar qué es oro, acepta a alguien como una autoridad en bhakti-yoga.

Para saber con certeza qué es oro, la persona primero tiene que estudiar los libros de Srila Prabhupada, así como las grabaciones de sus discursos (él las llamó “sonido grabado”). Sin embargo, existe en el medio un propaganda muy difundida que dice que, en todo caso, uno tiene que escuchar a un “gurú viviente” (diksa) para verdaderamente avanzar en la vida espiritual y obtener beneficios tangibles. O que escuchar atentamente las grabaciones de Srila Prabhupada o estudiar sus libros sin la guía de un “gurú viviente”, no es suficiente. De igual modo, que leer sus libros no tiene el mismo valor que asociarse directamente con Srila Prabhupada. En otras palabras, como Srila Prabhupada ya no está vivo, la persona tiene que tener un gurú viviente. Tal como uno de sus discípulos solía decir: “La única manera como puedes llegar a Srila Prabhupada es a través de mí”.

Las ideas mencionadas empezaron a circular en ISKCON inmediatamente después de la desaparición de Srila Prabhupada en 1977. La agenda obligada de la GBC en ese entonces era liderar el movimiento, sumido en un sentimiento de pesar, de su transición de dependencia tanto del vani como del vapu de Srila Prabhupada, a la nueva etapa de dependencia exclusivamente en el vani de Srila Prabhupada. Esta era una lección que Srila Prabhupada había estado enseñando por años: el vapu de Srila Prabhupaba es temporario, destinado a desaparecer, pero el vani de Srila Prabhupada continuaría para siempre. En la dedicatoria del Srimad-Bhagavatam Srila Prabhupada escribió en relación con su maestro espiritual, Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati: “Él vive para en sus divinas instrucciones, y el que las sigue vive con él”. Lo mismo es verdad en relación con nuestro Srila Prabhupada.

Desgraciadamente los once rtvik designados (la mitad de los GBCs en 1978) se arrogaron para sí el derecho exclusivo de volverse maestros espirituales, y de inmediato comenzaron a dar segunda iniciación a hermanos y hermanas espirituales que no pudieron recibirla de Srila Prabhupada antes de su partida. Así que en vez de ejecutar una transición natural del vapu al vani de Srila Prabhupada, lo que hicieron fue entronizar a los nuevos “vapus” o gurús vivientes. Esta transición continúa y sigue siendo parte integral del proceso de metamorfosis de la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna.

Una interpolación interesante que se hizo en el significado 4.34 del Bhagavad-gita, edición revisada de 1983, ilustra cómo van de la mano el concepto de “gurú viviente” y la minimización de la potencia trascendental de las palabras de Srila Prabhupada. La versión original de la primera edición del significado dice:

“Por lo tanto, la especulación mental o los argumentos áridos no pueden ayudarlo a uno a progresar en la vida espiritual. Uno tiene que acudir a un maestro espiritual genuino para recibir el conocimiento”.

El significado de la versión revisada dice:

“De manera que la especulación mental o los argumentos áridos no pueden ayudarlo a uno a encontrar la senda correcta. Ni puede uno progresar en la vida espiritual mediante el estudio independiente de libros de conocimiento. *

Ahora bien, si como ellos alegan con frecuencia, estas palabras adicionales —sustraídas por los que redactaron el borrador del manuscrito enviado a la Mcmillan—, no se pueden aplicar a los libros de Srila Prabhupada, y por eso fueron eliminadas. Pero a decir verdad, un estudio serio, independiente de los libros de conocimiento de Srila Prabhupada, ¡garantiza que uno avance en la vida espiritual! Porque leer los significados de Srila Prabhupada es acudir a un maestro espiritual genuino. Toda la finalidad de distribuir los libros de Srila Prabhupada es darle la oportunidad a la gente de leerlos y se iluminen espiritualmente. Tal como Srila Prabhupada escribe en su Prefacio del Srimad-Bhagavatam (1ra. edición): “El material de lectura está dispuesto de tal forma, …que seguramente uno se volverá un alma con comprensión tangible de Dios al terminar los primeros nueve cantos”. Y en el Libro Krishna (1ra. edición), Srila Prabhupada explica que cuando personas deseosas de vida sexual lean “…los pasatiempos de Krishna con la gopis, ellas degustarán placer trascendental, aunque éste parezca materialista”. En realidad, la potencia o el poder que tiene el vani de Srila Prabhupada para revivir la conciencia de Krishna, rasabhavamrita, está demostrando ser inconcebible.

Parece que la idea de que uno tiene que tener un gurú diksa viviente para comprender la conciencia de Krishna tal como la enseñó Srila Prabhupada, es un embuste. El hecho es que el leer o el escuchar a Srila Prabhupada es asociarse con el maestro espiritual más genuino de todos, el mejor maestro espiritual a cuyos pies de loto (pada) todos los demás prabhus ofrecen reverencias. Y leer sus libros es asociarse directamente con él y tiene el mismo poder que escucharlo personalmente.

En una clase que dictó en Bombay el 6 de diciembre de 1974, Srila Prabhupada dijo en referencia a los sastras: “Únicamente brahmanes altamente calificados, ellos solían tener [ejemplares] copiados a mano. Y era adorado en el templo como Deidad, el sastra. No es que estaban disponibles en todas partes. Ahora la imprenta lo ha vuelto muy barato. Pero debemos entender siempre que grantah o la escritura, ha de ser adorada como Dios. Que es la encarnación sonora de Dios. No debe ser desdeñada. No desdeñen el Bhagwat, el Bhagavad-guita, como si fueran libros ordinarios. Así como ustedes cuidan y sirven a las Deidades, cuiden y sirvan a los libros también”.

La conclusión es que así como el Señor Krishna es idéntico a Sus palabras anotadas en el Gita, pese a que Lo habló hace mucho tiempo, Srila Prabhupada también está presente en sus significados, pese a que él ya no está físicamente entre nosotros. Y dichos significados son tan sastra como los versos que ellos explican. Estos libros son como las Deidades del templo. No son crucigramas para editores, sino las encarnaciones literarias de Dios y de Sus sirvientes más confidenciales. Por lo tanto, uno tiene que recurrir a ellos con todo respeto y reverencia.

Los libros y las grabaciones de Srila Prabhupada son una fuente consistente y constante de revelaciones para todo aquel que lo sigue. Si una persona es capaz de seguir las instrucciones de Srila Prabhupada relacionadas con cantar 16 rondas, con observar los cuatro principios regulativos, con estudiar sistemáticamente sus enseñanzas, y posteriormente ayuda a otros a que hagan lo mismo, entonces esa persona indudablemente recordará al Señor Krishna a la hora de la muerte. Dicho bhakta puede que no tenga la oportunidad de encontrar a un gurú plenamente calificado que le dé diksa y un nombre específico. Los que realmente lleguen a cumplir los requisitos establecidos por Srila Prabhupada para volverse maestros espirituales genuinos, puede que sean muy pocos y muy distanciados uno del otro. Pero por honesta y seriamente aceptar a Srila Prabhupada como su gurú siksa, cualquiera puede librarse de la concepción material de la vida, inspirarse para actuar con conciencia de Krishna, y aprender a pensar siempre en Srila Prabhupada y en el Señor Krishna.

* NOTA: Los cambios que la BBT post Srila Prabhupada hizo a los manuscritos originales de sus libros, so pretexto de “mejorarlos”, en realidad en muchos casos sólo los “empeoró”. Detrás de esta herejía en realidad está la bien tramada patraña de rebajar la posición del Sampradaya-acharya, Srila Prabhupada, y desvergonzadamente equiparar con él a todos los gurús que la GBC ha nombrado por decreto. Para mencionar un solo ejemplo, el significado del verso 4.42 del Bhagavad-gita Tal Como Es, primera edición (1968) dice: “El maestro espiritual genuino está en la sucesión discipular desde tiempos inmemoriales, y no se desvía en absoluto de las instrucciones del Señor Supremo tal como fueron impartidas hace millones de años al dios del sol…”. En la edición revisada de 1983, tanto Jayadvata Swami como su par Virabahu, hicieron el siguiente “cambio” a dicho pasaje (por favor, ¡noten la diferencia!, reparen en el ´golpe de Estado´: “Un maestro espiritual genuino forma parte de la sucesión discipular eterna, y no…” ¡Estos prabhucitos están cometiendo un pecado nefando! Y a nosotros, ¡creen que nos van a manipular como borregos estúpidos y sin conciencia! --Aniruddha das.

(La traduccion de este artículo del Sampradaya Sun estuvo a cargo de Aniruddha Prabhu.)

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

ISKCON Pandemônio

El Mono Empalado 11