Apego ao escremento amarelo



A seguinte é uma testemunha de uma discípula de Hridayanada que apareceu no tambor rugiente, nos publicamos a mesma na integra aqui em Espanhol, peço desculpas por não traduzir em português.


Adiós Hridayananda

(Esta nota acaba de ser publicada en el «Sampradaya Sun». Debido a la información que ha estado apareciendo en el ciber-espacio sobre las desviaciones filosóficas y el mal ejemplo de Hridayananda, varios devotos se han animado a escribir testimonios sobre sus experiencias personales con este guru de Iskcon. Este es un caso de esos, proveniente de Estados Unidos. En notas siguientes estaremos presentando más testimonios como este. —RK)
Discípulos de Hridayananda se Alejan

por Lalita Sakti devi dasi

Oct 27, EUA (SUN) — Una Mataji que es amiga cercana mía, y cuyo nombre no divulgaré por razones obvias, dejó de ser discípula de Hridayananda. Esto es debido a lo mal que él la trató. Esta Mataji antes pensaba que Hridayananda era casi Dios, y por lo tanto solía matarse haciendo sankirtan absolutamente todos los días en el aeropuerto de Miami, Florida. Ella también se dedicaba a confeccionar vestidos para las Deidades, y era muy experta en eso. Entonces me estoy refiriendo aquí a una devota que hacía servicio prácticamente las 24 horas del día.
- - - - - - -
En frente de todos arrebató el billete y dijo: "Esto es lo que me gusta".
- - - - - - -

En uno de los cumpleaños de su querido guru, ella le escribió una tarjeta de felicitación muy elaborada y con muchas palabras de alabanza para él. Pero antes de que él abriera el sobre con la tarjeta le entregaron un billete de dinero. En frente de todos arrebató el billete y dijo: "Esto es lo que me gusta". Ya no leyó la tarjeta de felicitación y la hizo a un lado.

Debido a la actitud anterior y muchos otros incidentes con su guru, ella y su esposo, ambos discípulos suyos, se alejaron permanentemente de la Conciencia de Krishna. Qué lástima, pues ambos eran excelentes personas en el Movimiento.

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

ISKCON Pandemônio

El Mono Empalado 11