As consecuencias dos escândalos

Consecuencias de escándalos de los líderes

por Joe Muniandy

Nov 12, EUA (SUN) — Apreciados devotos, les envío esta información que tiene que ver con la discusión que se está llevando a cabo entre “los criticones” y “los defensores”. Recientemente me encontré un artículo escrito por Anson Shupe, un especialista en instituciones religiosas. El artículo está basado en observaciones que él ha hecho sobre la Iglesia Católica y otras sectas cristianas; dicho artículo echa luz sobre la discusión y la situación que prevalece actualmente en Iskcon. En este artículo él presenta un proceso de desilusión progresiva con los líderes religiosos, que consta de 5 pasos, y “principia y acaba con la fe religiosa.” A continuación reproduzco esos 5 pasos:

Paso 1: La fe en el poder de los símbolos sagrados legítimamente establecidos; esta fe acepta el liderazgo establecido, que se basa en el consenso (el cual entre nosotros se conoce como asociación entre los devotos).

Paso 2: Un creciente número de eventos incómodos (por ejemplo: escándalos, evidencias de que los líderes han traicionado la confianza de los creyentes ordinarios) desestabilizan los cimientos de la autoridad. A algunos de los líderes se les acusa de cometer faltas graves; a otros se les acusa de hacerse de “la vista gorda” ante obvias y flagrantes desviaciones. Este es el principio de lo que se conoce como la “erosión de los símbolos”. Al principio esto afecta sólo a unas cuantas víctimas y quienes salen en su defensa, pero con el tiempo toma fuerza. Muchos de los creyentes empiezan a observar un resquebrajamiento de la estructura de autoridad.

Paso 3: En la retaguardia, los líderes hacen esfuerzos por negar u ocultar los escándalos; estigmatizan a los portadores de noticias indeseables, y algunas otras cosas por el estilo. En última instancia, los esfuerzos para ocultar los hechos resultan contraproducentes pues los eventos indeseables siguen en aumento. El liderazgo se muestra más preocupado por proteger su propia imagen que en ofrecer un verdadero desagravio a las víctimas.

Paso 4: Como consecuencia de lo anterior, mengua la confianza que los seguidores habían depositado en sus líderes religiosos -pues para aquellos éstos representaban símbolos sagrados, y por lo tanto acataban sumisamente las fechas conmemorativas prescritas, las solicitudes de donativos económicos, los títulos honoríficos que se adjudicaban. Los seguidores comienzan a mostrar una desconfianza creciente en la legitimidad de los líderes, y cunde la desilusión. A los antiguos líderes, paulatinamente se les despoja parcial o totalmente de la autoridad que tenían.

Paso 5: El resultado final es que muchos seguidores pierden la fe. Se debilita la estructura de autoridad de la institución. El proceso interactuante de realidad simbólica es sometido a una renegociación constante de legitimidad entre los líderes y sus seguidores, lo cual ocasiona muchos descalabros contrarios al ideal que pretende alcanzar la organización.

(Shupe, A (2003). Las Instituciones Religiosas. Herman-Kinney (Ed.), Handbook of Symbolic Interactionism (páginas de la 625 a la 637). Walnut Creek, CA: Altamira Press).

La historia se repite. Por lo tanto, espero que tanto los líderes, como los demás devotos de Iskcon aprendan de los errores que tanto ellos como los miembros de otras organizaciones cometieron en el pasado para que la historia no se repita.

(Esta nota apareció originalmente en inglés en el Sampradaya Sun. Traducción de Astika das.)

Comentários

Postagens mais visitadas deste blog

ISKCON Pandemônio

El Mono Empalado 11